Belgium
Bolivia
Brazil
Canadá
Colombia
Croacia
Ecuador
Spain
France
India
Italia
Kenya
Morocco
Czech Republic
Rumanía
Rusia
Sri Lanka
Tahiti
Tibet
Turkey
UK
Otras Categorias

Explore The Globe






Click into mapa to explore Destination
Share on the web
Bookmark and Share
Etiquetas artículos
SUPPORT / PARTNERS
PARTNERS
 
 
The Zocos Rural Morocco. Jehan Mounir

Y los colores relucientes de las pilas de verduras frescas, de las especias extendidas con esmero en barreños de plástico, de los dátiles y los higos secos que todo vendedor que se precie ofrece a probar a potenciales clientes. El color de las djellabas de las mujeres, rojos, verdes, amarillos luminosos.

Niño a cuestasMelones y SandiasAguador

Entre el colorido de las verduras y el barullo de transehúntes, aparece al aguador para calmar la sed

Entre el griterío constante es fácil que se alce alguna voz para llamarte “nasranía” (más o menos cristiana) y convencerte para que te acerques a su puestecillo. Desde el f’qih que ve en cualquier europeo descarriado un alma potencial para salvar y que intentará por todos los medios llevarte hasta sus dominios, hasta los distintos vendedores que no pararán de ofrecer sus mercancías. Alguno se ilusiona si ve una cámara de fotos y rápidamente adopta una pose adecuada, no sin advertir a voz en grito al resto que va a salir en Europa. A esta llamada acudirán raudos los más animosos que se prestarán felices para participar en la parada. Si el  primero iba a salir en Europa, el resto se ven protagonistas de alguna película…

En la joutia me quedo mirando lo que nuestra civilización del progreso ha dejado como desperdicio a los países pobres, pantallas de ordenadores obsoletos, balanzas, piezas de coches o bicicletas, o bañeras descascarilladas que parecen haber naufragado en un mar de escombros. Entre todo este maremagno descubro a la pequeña princesa que como yo está mirando embelesada este despliegue de chatarra. Allí entre estos objetos inservibles es como una aparición de cuento.

Princesa en la chatarra

La joutia

Princesa en la chatarra

La joutia

Detrás de una furgoneta me parece asistir a una conspiración, a alguna trama secreta, un negocio extraño se desarrolla entre tanto secretismo. Varios hombres se arraciman y esconden no se que mercancías y al acercarme con sigilo descubro que al fin solo están comparando el precio de…unas sandalias de goma!

Pero la curiosidad me costará caro porque no ha pasado desapercibido mi interés por hacer fotos de todo lo que veo y en esta parte del zoco, en la que solo encuentro hombres que compran y venden cualquier cosa, algún emigrante en Europa encuentra denigrante ser objeto de mi cámara y me reconduce sin amabilidad ninguna, no sin antes obligarme a borrar mis fotos. Para él, mi deseo de atrapar todo lo que veo, lo reduce a ser un mono de feria….Me apena esta postura pero nada puedo hacer ante su intransigencia y me vuelvo cabizbaja y dolida hacia el fondo del zoco, entre los campesinos que no han opuesto a mi curiosidad ninguna resistencia. Escapando de las críticas me escondo entre las pilas de  verduras y allí, en un pequeño puesto, lo descubro, tiene apenas unos meses y mientras su padre vende, él, en brazos de su madre, sonríe ilusionado mientras juega con un pimiento…

Niño con pimiento verde
Entrañable escena familiar en el zoco

Zocos con encanto 

En todas las ciudades marroquíes, sean grandes, medianas o pequeñas, existe un zoco  que puede ser diario o semanal. Dejando de lado estos, harto conocidos por los turistas, hay en Marruecos algunos lugares rurales que son particularmente interesantes y curiosos por sus zocos coloridos y llenos de encanto, entre ellos los ligados a un Moussem o celebración, son particularmente interesantes.


Had Gharbia: Pequeño enclave a unos 16 km de Assilah .Hay un zoco los domingos en el que se puede adquirir artesanía local y que reúne a los habitantes de muchas comunas vecinas.


El Jebha: Para llegar a este lugar es preciso bordear la costa a través de una hermosa carretera. Se encuentra a 52 km de Targa, en las montañas del Rif. En este pequeño pueblo de pescadores el día de mercado es el martes. Hay que tener cuidado con los insistentes vendedores de Kif.


Oued Laou:  Capital de la tribu de los Beni Saïd, a unos 50 km de Tétouan,  se encuentra en una hermosa bahía y en el zoco,  que tiene lugar el sábado, se reúnen las tribus de los alrededores . Es posible comprar artesanías de la región, como cerámicas y tapices. Es interesante visitarlo en julio durante el Moussem.

Sefrou: Es una pequeña ciudad situada a unos 30 km de Fes y reputada por su mercado de los jueves. Durante el mes de julio se celebra la festividad de la cereza que comienza el viernes y dura tres días durante los cuales hay numerosas actividades relacionadas con este fruto que terminan con la elección de la reina da la cereza.

Moulay Driss Zerhoun:
Pueblecito a unos 37 km de Meknes en el que se venera la tumba del Santo Patrón Moulay Driss. El último jueves de agosto tiene lugar un Moussem que reúne a miles de peregrinos. Es uno de los moussems que ha guardado más la autenticidad religiosa.



 
 

Registro gratis