Belgium
Bolivia
Brazil
Canadá
Colombia
Croacia
Ecuador
Spain
France
India
Italia
Kenya
Morocco
Czech Republic
Rumanía
Rusia
Sri Lanka
Tahiti
Tibet
Turkey
UK
Otras Categorias

Explore The Globe






Click into mapa to explore Destination
Share on the web
Bookmark and Share
Etiquetas artículos
SUPPORT / PARTNERS
PARTNERS
 
 
Salamanca, la otra Historia. Jehane Mounir
Salamanca, la otra historia. Leyendas de la ciudad Dorada.

Leyendas de la ciudad Dorada
Salamanca se extiende a orillas del río Tormes, en la meseta Castellana, cercana ya a la frontera portuguesa. El paso de los siglos ha respetado un patrimonio cultural inmenso y es conocida mundialmente por su vida universitaria que no tiene parangón en ninguna otra ciudad española.
Hay muchas maneras de acercarse a Salamanca y de empaparse de su cultura. Pasear sus calles y monumentos recordando las pequeñas historias y leyendas que se le atribuyen, es una manera amena de conocerla.

Salamanca es arte en sus múltiples monumentos, es estudio a través de la Universidad y de sus muchos colegios universitarios y es diversión en sus locales nocturnos frecuentados por estudiantes de medio mundo.
A pesar de las dificultades de conexión de esta pequeña ciudad, que carece de autopistas siquiera que la acerquen a Madrid (211 km) o a Lisboa (490 km), miles de turistas se dan cita cada año para gozar de sus grandes atractivos. Si en invierno está sumida en la persistente niebla castellana y el frío es intenso, el resto del año goza de una temperatura agradable, incluso el verano puede ser especialmente caluroso y seco. Es en esta época, en la que la ciudad ofrece sus mayores atractivos, conjuntando clima y actos culturales, que permiten al visitante disfrutar al máximo de su estancia.

Alto Soto de Torres en Salamanca, España

“Salamanca, que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gozado”
Miguel de Cervantes

Alto soto de torres que al ponerse tras las encinas que el celaje esmaltan
dora a los rayos de su lumbre el padre Sol de Castilla;
bosque de piedras que arrancó la historia a las entrañas de la tierra madre,
remanso de quietud, yo te bendigo ¡mi Salamanca!

Miguel de Unamuno


LUGARES Y LEYENDAS

La Cueva de Salamanca.

Cervantes. La cueva de Salamanca

Cervantes, con su popular entremés “La cueva de Salamanca” dará universalidad a este lugar y a esta leyenda que pervivía a través de los siglos. Tras la publicación, muchos viajeros se detenían a conocer aquel lugar que en tiempos había sido refugio de magos y quiromantes. Otros autores como Diego de Quevedo, Walter Scott, Torres Villarroel o Pedro Antonio de Alarcón también la mencionan.
La Cueva de Salamanca se encuentra situada en la Cuesta de Carvajal muy próxima a las dos catedrales y cuenta la leyenda que en tiempos fue lugar de culto de los adoradores del sol y de rituales de magia negra. Posteriormente sirvió de refugio a los renegados de la religión. Fue cristianizada cuando encima de ella se construyó la iglesia de San Cebrián,o Cipriano, santo patrón de los magos y la cueva quedó bajo la sacristía. La reina Isabel la Católica mandó cerrar la entrada y posteriormente tras la destrucción de la iglesia en el s. XVI, 1580, terminó siendo el trastero de una carbonería. En los años 90 se realizaron numerosas excavaciones en el lugar, cuyos resultados están expuestos. Actualmente, junto a la entrada, hay un busto del insigne salmantino Enrique Torres Villarroel, escritor, matemático, médico , hombre curioso y polifacético.

Cueva de Slamanca

Cueva de Salamanca

Según la leyenda, el demonio, para algunos Asmodeo, celebró allí, durante 7 años, clases para 7 alumnos que se reunían con él, y al término de sus estudios, en pago a sus servicios, uno de ellos, al azar, pagaba con su libertad por todos los demás. Según otras versiones uno de los estudiantes debía pagar las clases por todos y si materialmente no podía hacerlo, lo hacía  con su propia vida. Entre los alumnos, se cuenta que el Marqués de Villena, personaje inspirado en Enrique de Villena, estudiante en la universidad, fue elegido para pagar las clases y al verse en la imposibilidad tuvo que quedarse, pero logró burlar al demonio escondiéndose en una vasija para el vino. Cuando el demonio bajó a buscarlo pensó que se había fugado gracias a sus artes mágicas y salió a buscarlo, dejando tras de sí la puerta abierta, lo que le permitió salir, y pasando la noche en la sacristía, burlar a su maestro. Según otra versión, el Marqués salió huyendo, pero el diablo acabó agarrando su sombra, lo que le privó de ella eternamente y con ello, un hombre sin sombra, pasó a ser para siempre sospechoso de malas artes y magia.

La  fama de ciudad mágica se extendió por el mundo y así en Latinoamérica se llaman Salamancas a todas las cuevas dedicadas a cultos mágicos.

 

Tentenecio!

Otro lugar emblemático de la ciudad es la famosa cuesta de Tentenecio,  próxima  a la catedral vieja y cuyo nombre está ligado a una de sus historias más conocidas.

Cuesta de Tentenecio, Salamanca

Cuesta de Tentenecio

En tiempos esta calle llevó el nombre de Calle de Santa Catalina. Un día, San Juan de Sahagún (s XVII), actual patrón de la ciudad (12 de junio), que paseaba por ella, se encontró frente a un toro que se había escapado del mercado de ganados de la ciudad. El animal había embestido ya a todo lo que encontraba, cuando, llegado a la altura  del santo se disponía a embestir a una mujer con su hijo en brazos, éste le puso la mano en la cabeza y le dijo: :”Tente, necio” y el toro, milagrosamente, se detuvo. La calle lleva pues este nombre en recuerdo del prodigio del santo.

Otra calle de la ciudad también tiene el nombre de otro milagro, la calle Pozo amarillo, una de las arterias que sale de la Plaza Mayor, en la que habría salvado a un niño que cayó a un pozo elevando las aguas de éste hasta que pudo ser rescatado con la correa que el santo había lanzado para sacarlo. Hoy se recuerda con una placa en el lugar en el que se cree ocurrió el milagro.

San Juan murió envenenado, al parecer por la amante de un hombre poderoso de la ciudad, que atribuyó a los discursos del santo, el que aquel la abandonara.
Hoy en la céntrica Calle Toro se alza la Iglesia de San Juan de Sahagún, que le rinde peculiar homenaje, relatando con relieves en su fachada algunos de sus milagros.



 
 

Registro gratis