Bélgica
Bolivia
Brasil
Canadá
Colombia
Croacia
Ecuador
España
Francia
India
Italia
Kenia
Marruecos
República Checa
Rumanía
Rusia
Sri Lanka
Tahiti
Tibet
Turquia
UK
Otras Categorias

Explora el globo






Pincha en el mapa para explorar el globo

Comparte en la red

Bookmark and Share
Etiquetas artículos
SUPPORT / PARTNERS
PARTNERS
 
 
El Modernismo en Praga.. Miguel Angel Calle
Escudo Contexto histórico

El modernismo probablemente sea el movimiento artístico que con la perspectiva del tiempo despunta con más fuerza entre la maraña de vanguardias que proliferaron entre finales del siglo XIX y principios del XX.

Nunca antes, en un período tan corto, habían surgido tantas escuelas y tendencias, con estilos que se sucedían o convivían, que se oponían unas veces, otras dialogaban entre sí, con el objeto de dar respuesta a las necesidades e inquietudes del hombre de aquel tiempo. Los movimientos artísticos del período de entre siglos fueron reflejo, quizá consecuencia, de los cambios, avances y descubrimientos que en aquel entonces convulsionaron el orden establecido y alteraron radicalmente la conciencia del hombre moderno y la visión que tenía de su propia realidad y existencia.

Praga

Detalle de la fachada del edificio de seguros Praha

 

En el campo de la física, la tesis cuántica de Max Plank, la teoría de la relatividad de Einstein, las aportaciones del matrimonio Curie sobre la radioactividad y el modelo atómico de Rutherford, entre otros, iniciaron la revolución más decisiva y sorprendente que se había producido en la Física desde el siglo XVII cuando Newton propusiera sus leyes de la dinámica y la gravitación universal.

A finales del XIX, los estudios sobre la herencia de Mendel, que habían sido ignorados décadas antes cuando se propusieron, fueron redescubiertos y contribuyeron al encumbramiento de la genética como explicación científica irrefutable de las características de la especie y del individuo en un momento en que las teorías darvinistas de la evolución y selección natural se habían demostrado insuficientes para explicar las variaciones de las especies.

En la década  de 1890, el ruso Pavlov desarrolló la teoría de los “reflejos condicionados” en la que defendía que la mente estaba regida por leyes mecánicas no muy distintas a las que regulaban el funcionamiento fisiológico del cuerpo. En 1900, Sigmund Freud publicaba “La interpretación de los sueños”, donde establecía que las frustraciones, los deseos reprimidos y la contención de recuerdos dolorosos estaban estrechamente ligados a la neurosis y quedaban  grabados en el subsconsciente, estado oculto de la conciencia que se manifestaba libremente durante los sueños.

Es comprensible que en este ambiente de ebullición intelectual, en que la física, la biología, la psicología tomaron un impulso sin precedentes hasta la fecha, y que suponía poner patas arriba la concepción que el hombre había tenido del mundo y de sí mismo, los artistas de la época reflejaran en sus obras el asombro, la perplejidad, la incertidumbre, el miedo… ante el nuevo horizonte que se abría. La búsqueda incesante de nuevos estilos, formas estéticas y sensibilidades que podemos observar desde la década de 1890 se conoció con el nombre, impreciso y vago, de Modernismo. Lo que revelaba este movimiento era precisamente la necesidad de encontrar respuestas nuevas, explicaciones definitivas, en un mundo donde muchas de las viejas creencias, ideas y valores parecían haber perdido su vigencia de la noche a la mañana. Tal vez

El espíritu de ruptura con lo establecido dominó a los artistas de la época. Nunca como en aquel entonces el término “nuevo” fue utilizado con mayor profusión. Se hablaba de nuevo teatro, nuevo estilo, nuevo realismo y por extensión  “arte nuevo”: Art Nouveau en Francia; Modern Style en Inglaterra; Lyberty en Italia; Modernismo en España,  Jugenstil, estilo joven, en Alemania; y Sezessionstil o estilo secesión en Austria. Se trataba de un movimiento heterogéneo, con antecedentes y planteamientos dispares, aunque con un mismo propósito: la renovación artística desde una perspectiva global con el objeto de hacer del arte algo cotidiano y romper la barrera establecida entre las bellas artes y las artes aplicadas. Los modernistas pretendieron extender la expresión artística a todos los ámbitos, por muy insignificantes que éstos fueran, desde la arquitectura a cualquiera de las artes ornamentales y decorativas: mobiliario, orfebrería, cerámica, vidrieras, joyería, carteles, portadas e ilustraciones de libros, etc. El ejemplo más claro lo encontramos en la arquitectura. Muchos de los arquitectos modernistas, fueron a su vez, diseñadores de la decoración interior y del mobiliario de sus inmuebles.

Hotel Central Hotel Paris Galeria comercial Novak
Detalle floral en estuco de la fachada del Hotel Central

Mosaico de las jambas de la entrada del Hotel Pariz

Vitral de la puerta de la galería comercial Novak.

Ceska Pojistovna Edificio Ftopic
Mosaico de la compañía de seguros Ceska Pojistovna

Vitral en mosaico del edificio Ftopic



 
 

Registro gratis