Belgium
Bolivia
Brazil
Canadá
Colombia
Croacia
Ecuador
Spain
France
India
Italia
Kenya
Morocco
Czech Republic
Rumanía
Rusia
Sri Lanka
Tahiti
Tibet
Turkey
UK
Otras Categorias

Explore The Globe






Click into mapa to explore Destination
Share on the web
Bookmark and Share
Etiquetas artículos
 
 
El Coliseo por Pablo Ponte Ortega

Gladiadores en el ruedo

¿Se ha preguntado alguna vez por qué a los estadios y pabellones deportivos se les llama arena? Esto deriva de la antigüedad, los edificios de griegos y romanos donde se desarrollaban todos estos espectáculos masivos de ocio y deporte se realizaban sobre arena.
El anfiteatro es la unión de dos teatros romanos por la scena, el lugar donde se representaban las obras. En ellos se celebraban actos recreativos para el pueblo, como por ejemplo recreaciones teatrales de batallas, luchas de gladiadores…

anfiteatro flavio

Esta última es sin duda su función más popular, en parte debido a la industria cinematográfica que ha conformado todo un imaginario colectivo de esta época con películas como Gladiator o Ben-Hur; o series como Espartacus: Sangre y Arena. Los gladiadores eran generalmente esclavos, botines obtenidos por los romanos en sus conquistas; personas quienes eran vendidas como mercancías. De igual modo que hoy en el mundo taurino se crían reses cuya mayor fiereza y bravura supone un mayor espectáculo y con ello, un mayor beneficio económico; en la antigua Roma había escuelas de gladiadores, donde se formaban los mejores y más fuertes guerreros, cuya única opción era matar para sobrevivir y para entretener al pueblo romano. “Moritori te salutan”… “Los que van a morir te saludan”… Estas palabras con las que los gladiadores se dirigían al emperador antes de sus enfrentamientos en la arena, reflejan muy bien la idiosincrasia de lo que suponía ser un gladiador del imperio romano. Aún así, a pesar de esta creencia extendida, los gladiadores no siempre morían, pues su adiestramiento costaba mucho dinero y los más famosos y espectaculares se salvaban, luchando un par de veces al año con ocasiones especiales.

gladiadores romanosArte romano en travellersbook.net

Había varias clases de gladiadores según su indumentaria y sus herramientas: mirmillos, tracios, sagitarios, samnitas, sectores,… Todos ellos se enfrentaban entre sí en luchas a vida o muerte; en grupo; frente a animales salvajes;… Un gladiador vencido, antes de morir pedía clemencia, y el público en ese momento con el pulgar arriba o abajo intentaba decantar la decisión del emperador, quien decidía en última instancia si lo perdonaba.

Anfiteatro Romano en travellersbook.net

Al parecer, algunos investigadores piensan que erróneamente se ha tergiversado la interpretación que se ha hecho de este acto. Se cree que el pulgar hacia arriba y frente al pecho significa muerte al vencido, mientras que el pulgar hacia abajo, significaba su libertad. Todo lo contrario a lo que la iconografía popular nos ha hecho pensar.
Para evitar que los gladiadores simularan estar muertos para después escapar, un médico certificaba su muerte, y un esclavo salía con un hierro ardiendo a la arena para comprobar si el cuerpo permanecía inerte o si se movía y gritaba de dolor.

El espectáculo de los gladiadores era uno de los favoritos del pueblo, y en la actualidad, bajo nuestra mirada, una sorprendente crueldad. Para ser conscientes de las consecuencias de esta práctica tan popular y cotidiana, pensemos que cuando Tito inauguró el Coliseo, declaró cien días consecutivos de fiesta, lo que supuso que murieran durante esas celebraciones más de dos mil gladiadores.

Propaganda imperial

El objetivo principal de la arquitectura romana era el ensalzamiento de la figura del emperador. Las grandes construcciones pretendían lanzar un mensaje propagandístico, no solo a los ciudadanos romanos, sino también al resto de pueblos.
Los emperadores romanos procuraban siempre mostrar todo su poder. Para ello se servían de la arquitectura. Igual que ahora ocurre en ciudades y países donde fluye la economía, durante la época del Imperio Romano, las mega-construcciones eran un símbolo de riqueza y poder. Cuando se edificó el Anfiteatro Flavio en el siglo I Roma había conseguido crear el mayor imperio del planeta en ese momento, que se extendía hasta Asia y el norte de África. Fue el periodo de la dinastía de los Flavios una de las épocas más gloriosas de su historia, donde ninguna otra cultura tenía parangón con la grandilocuencia de Roma.

Coliseo Romano

Como buenos líderes político, los emperadores no solo tenían que satisfacer sus intereses y necesidades, sino también aparentar que se preocupaban por el pueblo. De este modo realizaban actos populistas que les acarrearan el favor de la plebe. La construcción de anfiteatros, teatros, termas,… iban dirigidos al divertimento y la mejora social de una población sometida, donde existían numerosas diferencias de clase entre patricios y plebeyos. Más o menos como hoy pueden existir entre gobernantes y gobernados.



 
 

Registro gratis