Egipto
Francia
Proyecto Sur
Turquía
Rumbo Perdido

Explore The Globe






Click into mapa to explore Destination
Banner rumbo perdido
Share on the web
Bookmark and Share
tags

 
 
Cusco

Rumbo perdidoLa palabra Cusco viene del Qechua: cosqo, que significa ¨ombligo del mundo¨ Cusco fue en tiempo Inca la capital del Imperio. Para la mayoría de viajeros, esta ciudad es un destino imperdible, para otros casos más extremos es el ¨ombligo de su viaje¨ y la antesala al codiciado Machu Picchu.

Nosotras también sentíamos esas ganas de conocer la ciudadela Inca ya que desde las ruinas de Quilmes en Tucumán, Argentina, se escucha hablar del imperio que absorbió otras tribus pero cuyo desarrollo no pudo contra los españoles. Sabíamos que en esta ciudad podríamos aprender mucho de la única manera que consideramos memorable: estando en el lugar.
Llegamos un día sábado 15 de marzo, como sabíamos que llegaríamos temprano, reservamos un hostel y a las 6 am ya estábamos en la puerta. Cuando se hizo el horario de desayuno, buscamos el mercado de San Pedro para comer algo. La plaza de armas me pareció inmensa, y llena de lugares interesantes para recorrer. En el centro hay una fuente, con la imagen de un Inca mirando hacia el sol. Paradójicamente, frente a el se encuentra la catedral católica, que yace sobre lo cimientos de un antiguo templo Incaico. La vasta cantidad de iglesias en esta ciudad no es casualidad: todas fueron construidas sobre donde solían estar los templos, y Cusco había estado lleno de ellos.

Plaza de Armas
Plaza de armas

Llegue al mercado con mi cámara en la mano ya que todo me llamaba la atención hasta que, de repente, un policía me grito: cuidado! guarde eso! Me advirtió que eran comunes los robos, así que guarde mi cámara. En el resto de días que nos quedamos en Cusco, nunca note una situación sospechosa y fui feliz caminando con mi kodak portátil en mano, sin que nadie me grite: cuidado!
Pasamos una semana en Cusco, habíamos encontrado un hostal agradable, barato con habitaciones privadas y cocina. Aprovechando las instalaciones, decidimos salir a vender comida. Como debut en el mercado gastronómico, horneamos un budín de naranja con chocolate, otro día un postre argentino llamado ¨pastafrola¨ y en otra ocasión trufas y sándwiches. La iniciativa tuvo éxito, aunque implicaba caminar todas las mañanas hacia un horno publico cuesta arriba, ya que en Perú por la falta de gas natural, no se utiliza el horno en las casas. De todas las recetas, ninguna tuvo más éxito que la accidentada pero deliciosa pastafrola de crema pastelera, receta de mi abuela, las cosas con amor se venden más.

Cusco
Nuestra marca gastronómica, “sabores nómades”

En esos días también aprovechábamos la habitación para mirar televisión en la cama, un lujo que un viajero de bajo presupuesto como nosotras no podía ignorar. Algunas noches salíamos a bailar salsa, o eso intentábamos, Cusco tiene una variada vida nocturna pero nosotras preferíamos aprender el ritmo que nos acompañaría el resto del viaje, y no encerrarnos en un lugar con música internacional.

Cusco de noche
Bienvenidos a “El Dorado”“

Los alrededores de la ciudad cuentan con múltiples sitios arqueológicos a los que se puede acceder mediante un city tour. De vez en cuando, nuestro presupuesto mira hacia el otro lado y contratamos algún tour barato. Un día martes cargamos unos sándwiches de palta y nos fuimos recorrer Qoricancha, un templo inca convertido luego en el convento de Santo Domingo; Sacsaywoman, una fortaleza; Puka Pukara otra fortaleza; Qenqo, un laberinto en zigzag con fines religiosos; y Tambomachay, o baños del inca” una serie de acueductos donde el jefe inca solía descansar. El tour duro todo el día y fue muy provechoso tener un guía que diera significado a todo lo que estábamos viendo.



 
 

Registro gratis